Seguidores

viernes, 15 de mayo de 2009

TEMA 3: Etapas de la adultez y Motivación para la elección de la diplomatura.

En lo que se refiere a las tres etapas en que podemos dividir la adultez (temprana, media y tardía), qué recomendaciones educativas harías para cada una de ellas.
Los distintos modelos que constituyen los marcos de referencia para establecer las diferentes etapas de la vida adulta, aglutinan los aspectos fundamentales de las distintas fases en las que se ha clasificado cada periodo de la edad adulta. Del estudio de estos modelos, se ha elaborado una clasificación que señala tres etapas y sus características:
  • Adultez temprana: (18 a 35 años aproximadamente) en esta fase se tiende a producir la formación del núcleo familiar, el acceso a la edad legal y al mundo del trabajo y el cumplimiento de los derechos cívicos.
  • Adultez media: (35 a 65 años aproximadamente) en esta fase se produce la mayor productividad del individuo, la consolidación de los roles profesionales y sociales, se alcanza el grado máximo de autorrealización. Es la época de mayor contribución socioeconómica y política. Aunque se produce una ligera declinación de las funciones físicas.
  • Adultez tardía: (a partir de 65 años) es una fase de disminución de las actividades sociales y laborales, con posible aparición de afecciones crónicas. Se produce una disminución de la capacidad para el trabajo físico e intelectual.

Dado que cada etapa adulta tiene sus propias características, las necesidades educativas también lo son. Por tanto, abordaremos la educación en las distintas fases, con una metodología específica para cada una de ellas.
En la adultez temprana, las necesidades se enfocan hacia el acceso al mundo laboral, ya sea a través de la educación superior o a través de la formación profesional y los módulos que ofrece el sistema educativo. Tampoco podemos perder de vista la función de la educación no formal e informal en esta etapa, que actúa como apoyo para lograr una correcta educación en valores de cara al mundo laboral (horarios, profesionalidad, seriedad, etc.) y una fuente de habilidades sociales encaminadas al aprendizaje del trabajo en equipo, trabajo de cara al público, habilidades de negociación, conocimiento de los derechos del trabajador, etc. Además es importante una orientación de cara a la formación del núcleo familiar y la educación de los hijos. Para ello es importante la adquisición de habilidades como:

  • Administración económica, priorización de gastos.
  • Búsqueda de vivienda apropiada a las necesidades.
  • Primeras nociones hacia el cuidado del bebé y la educación de los hijos, etc.


En la adultez media, los roles están perfectamente establecidos y afianzados, por lo que es una etapa que requiere de desarrollo personal y laboral, para lograr la promoción y desarrollar el proyecto de vida. Esta etapa de equilibrio, es perfecta para las actividades educativas encaminadas a:

  • Promoción laboral.
  • Desarrollo de actividades de ocio y tiempo libre, que pueden ir enfocadas a la acción comunitaria.
  • Actividades culturales.
  • Al producirse una estabilidad emocional y económica, el adulto en esta fase tiende a estar muy receptivo a aprender, a estudiar lo que le interesa, basado en sus experiencias vitales y su motivación intrínseca.
  • Esto también le aporta más apertura social y compromiso con los demás.

Es interesante en esta fase el acercamiento a las TICs y a las novedades tecnológicas que responden a sus necesidades sociales y laborales.
En la adultez tardía, la jubilación ofrece una oportunidad para la formación, al no existir agobio de horarios laborales. Es ésta una buena oportunidad para la educación encaminada a la aceptación de esta fase como una más del ciclo vital. La realización de actividades educativas produce un alejamiento de los pensamientos negativos y los problemas de salud. Es importante la educación informal en esta fase (cuidado personal, relaciones, asociacionismo, etc.), en cuanto que se convierte en una fuente de satisfacción importante a estas edades. También el fomento de las visitas culturales, conocimiento del espacio geográfico en el que viven, etc. y el uso de la sabiduría popular y las costumbres tradicionales como base enriquecedora.


Con relación a la motivación, reflexiona personalmente y en grupo sobre los motivos intrínsecos y extrínsecos que te/os llevaron a cursar esta Diplomatura.


La respuesta a esa pregunta ha pasado por varias fases, el año pasado era “no lo sé…”, pero este año tengo algo más que decir…
A raíz de la adquisición de conocimientos que estoy experimentando, he llegado a la conclusión de que mi motivación es intrínseca. Las características de mi personalidad, el conocimiento y análisis de mis experiencias pasadas y un deseo de llevar a cabo mi proyecto de vida, me han empujado a escoger esta carrera y no otra.
Realmente, veo reflejadas en mí misma las características de la fase a la que, por edad, pertenezco en estos momentos. La discrepancia entre mi situación pasada y la que realmente deseaba para mí, me han llevado a emprender el camino hacia mi autorrealización a través de la enseñanza superior. Mi experiencia en el mundo laboral me ha enseñado que la persona formada dispone de medios y recursos para su promoción social y laboral, y yo también los quiero.
La motivación también surge en cuanto que me siento más comprometida con la acción social y dispongo de un conocimiento de mis propias habilidades al respecto. También entiendo que la formación es importantísima para llevar a cabo mis expectativas, para ser una buena profesional y sacar el máximo provecho de mis potencialidades.
Todo esto me anima cuando me encuentro enterrada en tareas y pienso que para qué tanto esfuerzo, que también lo pienso a veces, pero sólo me lo permito por unos breves momentos. Después pienso en lo que me aporta a nivel de satisfacción personal (estoy consiguiendo lo que siempre había querido), social (relaciones nuevas muy satisfactorias con mis compañeros y profesores) y profesional (aprendizaje de las nuevas tecnologías, trabajo en grupo, realización de trabajos, investigaciones, informes, etc.).
En fin, no sé si era esto lo que se pretendía con la actividad, pero a mí me ha servido de automemoria…y me da fuerzas para seguir.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada